Mediación Familiar

La mediación familiar, permite que los conflictos surgidos en el seno familiar se puedan resolver de modo pacífico sin tener que derivarlos a sede judicial, como tradicionalmente ha venido sucediendo.

Su objetivo fundamental es ayudar a las personas a resolver las problemáticas familiares, antes de que el conflicto tome tal envergadura que pueda llegar a destruir de modo definitivo las relaciones familiares mantenidas entre sus diferentes miembros.

Algunos de los conflictos más frecuentes en este ámbito son:

  • Procesos de ruptura, separación o divorcio de matrimonios o uniones de hecho.
  • Conflictos asociados a la convivencia entre padres- hijos (conflicto intergeneracional).
  • Conflictos entre hermanos.
  • Conflictos por el cuidado y atención de personas dependientes dentro de la familia nuclear o extensa.
  • Conflictos derivados de los resultados académicos.
  • Disputas por herencias familiares.